Taller Encartelar el desarraigo con Juliana Salcedo y Alejandra Fernández

Dirigido a 4º y 6º (9-11 años)

“Encartelar el desarraigo”

A través del trabajo elaborado en la revista exclusiva de ¡La leche! para el Festival de Cuéntalo 2019 conversaremos con niños y niñas de 5º y 6º de primaria sobre el desarraigo.

La idea es establecer un diálogo sobre situaciones que pueden dar lugar a esta desubicación y pérdida de identidad. Este entorno nos servirá de base para plasmar sus ideas en un cartel que diseñarán en equipo, con la técnica del estarcido o stencil.

La técnica permite una fácil reproducción. Los carteles resultantes serán la representación gráfica de las distintas miradas de los niños sobre la situación actual que les rodea.

El objetivo de este taller es la compresión y la expresión de diferentes situaciones sociales, políticas, culturales y/o familiares en las que pueden darse dicho desapego desde la reflexión y el análisis. 

¡La leche!

Llevan cuatro años haciendo periodismo de calidad para niños y niñas. En las páginas de la revista ¡La leche! abordamos temas que usualmente no se les habla a los chavales (qué está pasando en Corea del Norte, la basura espacial, el nacionalismo o las propuestas de simplificación de la ortografía), junto a otros que, si bien pueden formar parte del currículo escolar, buscan plantearlos de una forma novedosa y atractiva (como la inteligencia vegetal, la primera traducción de Platero y yo al lenguaje jeroglífico o la historia de la habitación infantil). Para cada dossier, artículo o entrevista contactan con especialistas de reconocida trayectoria que nos introducen en el tema que les apasiona con rigor y cercanía. Apuestan por la divulgación y tienen la suerte de trabajar con excelentes ilustradores que hacen de nuestra publicación un objeto atractivo y lúdico.

Juliana Salcedo Llegó a ¡La leche! estrenándose como madre, obsesionada por un tema tan poco común como son los hidrantes (esos que usan los bomberos para apagar los incendios), aparcando su vocación de diseñar casas y huyendo de alumnos no muy motivados a los que debía enseñar inglés. Trajo consigo su pasión por las formas; su capacidad de sintetizar al máximo para crear imágenes cautivadoras; su amor por las tipografías, papeles, pliegos, encuadernados e imprentas; el legado de un padre sabio y una curiosidad que lo mismo la lleva a aprender a tallar madera que a diseñar juegos de naipes. Como jefa de producción, Juliana vela porque los artículos, ya escritos e ilustrados, pasen del mejor modo posible del espacio virtual del ordenador a su realización material en papel.

Alejandra Fernández no logra ocultar su entusiasmo cuando un proyecto le cautiva y ante ¡La leche! ha vivido una experiencia próxima al frenesí. Anteriormente había experimentado un sentimiento semejante cuando posó sus manos en el barro para hacer de un cuento popular ruso un hermoso árbol de la vida mexicano. Y es que en su trabajo las fronteras que se establecen entre las artes desaparecen. Tampoco le teme a las ideas desmesuradas. Al contrario, con ritmo constante, a escondidas y con el cuidado de un artesano acomete las empresas más ambiciosas alcanzando resultados que sorprenden incluso a quienes ya la conocen. Como directora de contenidos on-line hace que la revista se expanda mucho más allá del papel, cobre nuevos sentidos y genere nuevas posibilidades y, una vez más, se diluyan las fronteras que se empecinan en separar las artes.

Menú